WRITE TO US / ESCRÍBENOS

Enter your email address and message and submit. We'll get back to you as soon as possible. 

Introduce tu correo electrónico y mensaje, y pulsa Submit / Enviar. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. 

24 Calle de Pizarro
Madrid, Comunidad de Madrid, 28004
Spain

+34 91 559 6546

Wonder Ponder, Visual Philosophy for Children, is an imprint specialising in products for fun and engaging thinking. This website provides accompanying material to our Wonder Ponder boxes, including guides for children, parents and mediators, ideas for wonderpondering and fun games and activities. It is also a platform for sharing your very own Wonder Ponder content and ideas.

Blog

Filtering by Tag: Ellen Duthie

Wonder Ponder mini, en la radio

Ellen Duthie

Ayer Ellen Duthie y Raquel Martínez estuvieron en la radio, en El Cuentahílos (M21 Radio), con Samuel Alonso Omeñaca, charlando sobre el lanzamiento de la nueva colección de Wonder Ponder para primera infancia: Wonder Ponder mini.

Disfruten de la entrevista aqui:

¡Te queremos, LO QUE TÚ QUIERAS!

Ellen Duthie

Como hemos mencionado ya un par de veces recientemente, por ejemplo aquí y aquí, estos días estamos tan emocionadas con la nueva colección de libros para primera infancia que a veces se nos olvidan otras cosas importantes que están pasando estos días.

¡Te reimprimimos por cuarta vez, querido LO QUE TÚ QUIERAS (¡cuarta)!

Entre las ediciones en castellano, en inglés y en catalán publicadas en España. la argentina en ediciones Iamiqué (gracias a nuestra querida agente, Claudia Bernaldo de Quirós) ya van unos pocos de miles ejemplares vendidos.

Nos diste además una gran alegría con tu Premio del Banco del Libro, cuando fuiste seleccionado como uno de “Los Mejores del 2018” y apareciste en muchas selecciones de “los mejores de” de España y Latinoamérica.

Hoy queremos celebrar tus cuatro ediciones como te mereces, compartiendo algunos de los artículos y reseñas que hablan de ti y que más nos han gustado, como esta en Librojuegos o esta otra de Carola Martínez en Donde viven los libros o esta, de Marta Larragueta en Literatil.

Caja y tarjetas de Lo que tú quieras, de Ellen Duthie y Daniela Martagón

Caja y tarjetas de Lo que tú quieras, de Ellen Duthie y Daniela Martagón

Eres un caso particularmente bonito, porque parte de tus inicios se encuentran en una exposición preparada para unos talleres con niños y niñas desde los 5 a los 12 años en la Sala Alcalá 31, para la Comunidad de Madrid. (Todas las imágenes son de Daniela Martagón).

Y poco después de tu publicación, saliste de tu caja y te volviste a colocar en otras paredes, en una exposición en El Paso en Estados Unidos, en la frontera con México.

También has generado algunas de las actividades más bonitas en escuelas que hemos visto. Echad un vistazo a esta entrada del blog de una maravillosa maestra que hace virguerías con los títulos de Wonder Ponder en el aula.

Y para terminar, si hubiera alguien cotilleando esta correspondencia privada entre autoras y libro, dejamos un vídeo que permite asomarse un poco al interior.

No sientas celos ni de MUNDO CRUEL, ni de YO, PERSONA, nuestro querido LO QUE TÚ QUIERAS. Eres exactamente lo que siempre quisimos y más.

Ellen, Daniela y Raquel

P.D. ¿Adónde nos íbamos sin compartir tu señor póster: La casa de la real gana.? ¿Cuántos personajes de literatura infantil (y no solo) sois capaces de encontrar?

Póster incluido en Lo que tú quieras, de Ellen Duthie y Daniela Martagón.

Nueva colección Wonder Ponder MINI. Libros para pararse a mirar

Ellen Duthie

personajes_niñoHuevo.jpg
NHPH_Esp_Abanico_Libro (1).png
 
personajes_niñaGato.jpg
NGAP_Esp_Abanico_Libro.png

Es una enorme alegría poder presentaros estos dos Libros para pararse a mirar con los que en Wonder Ponder inauguramos nuestra nueva colección para primera infancia, Wonder Ponder MINI, que se lanzará esta semana en España, tanto en castellano como en catalán.

Niño huevo perro hueso y Niña gato agua pato son dos libros hermanos que comparten reglas de juego: cuatro elementos, un solo escenario y ¡a combinar!

Ellen Duthie y Daniela Martagón, el mismo tándem responsable de nuestra serie de Filosofía visual para niños, han creado en esta nueva colección y con estos libros aparentemente sencillos una serie de variaciones de un juego inteligente, fresco y cómico que provoca risas y gritos de “¡otra vez! ¡otra vez!” tanto en adultos como en niños.

Ambos libros son trabalenguas y también un poco “traba-ojos” e incorporan además elementos de varios juegos diferentes. Tienen algo de “busca las diferencias”, un poco de cucutrás, otro poco de escondite inglés y un mucho de juego de combinaciones.

Arriba os mostramos las dos primeras páginas de Niño huevo perro hueso. ¿Qué otras cosas creéis que pueden pasar? ¿Habrá algún peligro? ¿Alguna risa? ¿Algún aplauso al final?

Cómo surgió la idea
Hace ya unos tres años que nos empezó a rondar por la cabeza la idea de hacer algo que girara en torno a pequeñas variaciones sobre una misma escena. Buscábamos crear algo que impeliera a los lectores a fijarse bien para comprender los cambios, reír y entrar al juego. A mirar, jugar y pensar.

Estas dos primeras páginas de Niña gato agua pato promete una acción similar al de su libro hermano, pero ¡atención! porque aún no han entrado las onomatopeyas. ¡Miaaaaaau! ¡Cuac-cuac! ¡Splash! ¡Jajaja!

Nos interesa mucho jugar con diferentes maneras de ofrecer en nuestros libros posibilidades de comparación. Fijarse bien en una cosa es interesante, pero fijarse en dos y en las diferencias entre ambas es más activo y todavía más gratificante porque ofrece una sensación de comprensión más consciente. Muchos de los juegos de niños pequeños se basan en estas comparaciones y aprender a leer imágenes también tiene mucho de esto. La comparación y la percepción del cambio, la incongruencia y la sorpresa también están en la raíz del humor y nos gusta mucho jugar con esto.

Le dimos muchas vueltas a la idea buscando la mejor forma de materializarlo -el proyecto pasó por fases en las que mutó, desde ser un puzle de cubos de madera, a una app, pasando por varios inventos más, antes de convertirse en lo que tenía que haber sido desde el principio: un libro (dos).

¡Nos morimos de ganas de que los descubráis y de que los disfrutéis!

Descubre más sobre la muy particular hora de comer en Niño huevo perro hueso aquí.

Descubre más sobre la sonora hora del baño en Niña gato agua pato aquí.

Para librerías en España: ya pueden hacer pedidos a Feran distribuciones al email pedidos@feran.es o al teléfono 916 597 350.

Fiesta-presentación
Aprovechamos para recordar que el próximo martes 21, a las 19:30, en la Librería La Sombra de Madrid (Calle San Pedro, 20), habrá una fiesta-presentación para celebrar el lanzamiento de la nueva colección y la llegada de estos dos libros. Contaremos con la presencia de Beatriz Sanjuán y del equipo de Wonder Ponder al completo.

[Esta será una presentación para público adulto (en breve anunciaremos actividades para público infantil)].
Será una oportunidad para leer y hablar de lecturas, para contar el lento proceso desde la idea original hasta el resultado final de estos libros, para desvelar algunos de los libros que las autoras leyeron y mordisquearon en su primera infancia y que podrían haberse colado entre sus influencias en estos libros, para pensar en algunas de las cosas a tener en cuenta (o no) a la hora de editar para primera infancia, para enmarcar esta nueva colección dentro de la trayectoria de Wonder Ponder y para que los asistentes nos pregunten todo lo que quieran.

Hacemos pocos libros al año, porque somos una editorial “lenta”. Por eso cada una de nuestras presentaciones son todo un acontecimiento para nosotras (y procuramos que también lo sean para las personas que asisten).

¿Hemos dicho que habrá vino y picoteo?

¡Nos encantaría que nos pudieras acompañar!

PRESENTA: La especialista en lectura compartida con la primera infancia Beatriz Sanjuán
CON LAS AUTORAS: Ellen Duthie y Daniela Martagón
Y LA EDITORA: Raquel Martínez Uña

 
logo_WonderPonder_mini-06.jpg

Libros para pararse a mirar

Querido YO, PERSONA

Ellen Duthie

YoPersona_4_Ed.png

Querido YO, PERSONA:

Como decíamos el otro día, estos días estamos tan emocionadas con la nueva colección de libros para primera infancia que a veces se nos olvidan otras cosas importantes que están pasando estos días.

¡Te reimprimimos por cuarta vez, querido YO, PERSONA (¡cuarta)!

Entre las ediciones en castellano, en inglés y en catalán publicadas en España. la surcoreana (Marubol Publications) y la mexicana (Ediciones Sexto Piso) (gracias a nuestra querida agente, Claudia Bernaldo de Quirós) ya van unos pocos de miles ejemplares vendidos.

Aunque muchas madres, muchos padres, muchos profes y muchos bibliotecarios se lanzan más a por los títulos de la serie con temática más ética, tú, tan metafísico tú, eres el favorito de muchas niñas y niños.

Hoy queremos celebrar tus cuatro ediciones como te mereces, compartiendo algunos de los artículos y reseñas que hablan de ti y que más nos han gustado, como este artículo de Nuria Barrios en Babelia, esta reseña de Adolfo Córdova en su blog Linternas y Bosques, o este artículo en la Revista HASER, de Jorge Sánchez Manjavacas.

También has generado algunas de las escenas más fascinantes realizadas por niñas y niños en nuestros talleres. Esta escena de un robot pianista tocando con sentimiento es una de nuestras favoritas de todos los tiempos. ¿Pagaríamos por ir a un concierto de este robot?

Una escena concebida e ilustrada por Andrea, de 11 años a partir de diálogos sobre personas y robots.

Una escena concebida e ilustrada por Andrea, de 11 años a partir de diálogos sobre personas y robots.

Y para terminar, si hubiera alguien cotilleando esta correspondencia privada entre autoras y libro, dejamos un par de vídeos. El primero que te muestra un poco por dentro:

Y el segundo, que saca de tu caja una de tus escenas, de un partido de fútbol entre robots con público humano (o al menos “persona”) en las gradas y la convierte en vídeo preguntón:

No sientas celos de MUNDO CRUEL, querido YO, PERSONA. Como dicen los monstruos de Sendak a Max: ¡Te comeremos! ¡Te queremos tanto!

Ellen, Daniela y Raquel

Ay, y no nos podíamos ir sin compartir tu póster :)

Póster incluido en Yo, persona, de Ellen Duthie y Daniela Martagón.

Gracias, Mundo Cruel

Ellen Duthie

Querido MUNDO CRUEL:

Gracias por todo lo que nos has dado (y por lo que te queda por darnos, estamos seguras).

Recientemente estamos tan emocionadas con la nueva colección que a veces se nos olvida la segunda cosa importante que está pasando estos días.

¡Te reimprimimos por quinta vez, querido MUNDO CRUEL (¡quinta)!

mundo cruel 5 ed.jpg

No nos hemos parado a contar cuántos ejemplares se han impreso de ti en todo el mundo, pero contando los de España en español, en catalán y en inglés, los de Argentina con ediciones iamiqué, los de México con Editorial Sexto Piso, los de Brasil con Boitempo, los de Corea del Sur con Marubol y los de Alemania con Moritz Verlag (gracias a nuestra querida agente Claudia Bernaldo de Quirós), nos atrevemos a decir que unos pocos de miles.

Grausame6.jpg

Hoy queremos celebrarte un poquito y para ello queremos compartir la primera reseña que tuviste (Receta para ser crueles a conciencia, de Germán Machado) y la última que has tenido (¿Cuándo ha hecho daño a la democracia un cuidadano crítico?, de Thomas Linden), y algunas otras que nos gustaron especialmente también, como esta, de Nuria Barrios, que apareció a los pocos días de tu primera publicación en Babelia , esta, de Laia Jufresa, que apareció en Letras Libres, o esta reseña-entrevista de Adolfo Córdova en su blog Linternas y Bosques..

Y nos despedimos con un vídeo dedicado enterito a ti, donde Ellen Duthie habla de los mecanismos que operan en ti.

A las personas fisgonas que estén leyendo esta correspondencia privada, les recomendamos verlo atentamente para sacarle el máximo jugo a vuestros mundos crueles:

Pregunta una lectora: ¿Podemos considerar "Mundo cruel" una obra de literatura infantil?

Ellen Duthie

Nos llega una pregunta de una lectora en Brasil que nos hacen con frecuencia y llevamos tiempo queriendo abordar en este blog. Es también una oportunidad para abrir un diálogo al respecto. Os invitamos a hacerlo en forma de comentario en este blog, o bien en nuestra página de Facebook (@wonderponderonline).

wonder ponder question.png

PREGUNTA:
¿Podemos considerar el libro Mundo cruel como una obra de literatura infantil? ¿En qué categoría incluyen el libro? Lo pregunto porque al defender mis argumentos de investigación de tesis de doctorado (sobre filosofía para niños a partir de la literatura), utilicé su libro como ejemplo y posibilidad para ese trabajo, pero fui cuestionada en cuanto a lo literario.

RESPUESTA DE ELLEN DUTHIE:

"No sé si importa lo que digan las autoras para que alguien considere un libro literatura o no. También debe importar, quizás más, cómo se relacionan los lectores con las obras. Y aquí sin duda, cualquiera que haya usado uno de nuestros libros con niños coincidirá en que la relación que se establece con ellos es sin duda literaria, y en más de un sentido.

Ese es un motivo importante para considerar Mundo cruel y todos los demás libros de la colección de Filosofía visual para niños literatura. Pero también desde el punto de vista de los mecanismos y trabajo de creación, que es también literario en más de un sentido. Las imágenes que creamos son narrativas y literarias. Son como especies de instantáneas de posibles historias. De todos los tipos de imágenes que a menudo se usan como trampolín para pensar (imágenes protesta, satíricas, poéticas, metafóricas), nosotras elegimos crear imágenes narrativas y ficcionales. A pesar de que podamos categorizar los libros como de “no ficción”, para mí no cabe duda de que son también de ficción. ¿Pueden ser ambas cosas? ¿Por qué no?

Comparto un breve texto que formó parte de la presentación de nuestro último título, ¡Pellízcame! donde recojo no solo esa pregunta, sino la contraparte, que también nos hacen con frecuencia: ¿Mundo cruel es filosofía?

"Me gustaría recoger dos preguntas que nos han hecho con cierta regularidad desde distintos ángulos, por distintos motivos, y no siempre como crítica. 

Una de ellas es ¿Pero esto es literatura? 

Y otra de ellas es ¿Pero esto es filosofía? 

Bien, más que dar dos grandes lecciones de lo que es la Filosofía y de lo que es la Literatura, me parece interesante plantear directamente en qué sentido es Filosofía Wonder Ponder y en qué sentido es Literatura Wonder Ponder y cómo conviven e incluso se alimentan las dos en Wonder Ponder. 

¿Es filosofía?

Yo creo que Wonder Ponder es filosofía en el sentido de que invita a mirar, preguntar y reflexionar sobre las imágenes primero y luego sobre el mundo y sobre nosotras mismas en el mundo, a partir de esas imágenes, en contraste con esas imágenes o en consonancia con ellas. Con Wonder Ponder de alguna manera se entrena la mirada filosófica, la actitud filosófica, se adquieren hábitos filosóficos. De exigir buenas razones. De sospechar de las razones pobres. De no conformarnos con nuestra primera reacción. De rascar, remover. De cogerle el gusto a la sensación de desestabilización que provoca remover certezas que creíamos sólidas. En este sentido es filosofía Wonder Ponder. 

¿Es literatura?

Y Wonder Ponder es literatura en el sentido de que crea mundos. Crea un mundo en cada caja. Un mundo que leer, un mundo al que interrogar, al que reaccionar, con el que identificarse, contra el que rebelarse, con el que soñar. Cada escena de las 14 que vienen en cada caja es también un mundo independiente, una historia que transcurre en un mundo, con un antes, un después, un personaje que actúa, que decide, que reacciona, al que reaccionamos. Mundos posibles, mundos imposibles, todos mundos que dan que pensar sobre nuestro mundo. Yo creo que eso es literatura. En este sentido es literatura Wonder Ponder.

¿Y cómo se relacionan, cómo se entremezclan las dos en Wonder Ponder?

Yo me atrevería a decir que toda la buena literatura es filosóficamente interesante, explorable. Esta es parte de la conexión que nos interesa desde Wonder Ponder. Crear literatura que opere como posible detonante de preguntas sobre uno mismo, sobre el mundo. Lo que ocurre en nuestro caso es que al recoger todas estas escenas literarias en cajas unidas por un hilo conductor temático, también se está invitando a leer la literatura bajo un prisma filosófico. Un prisma que responde a un concepto filosófico aunque los mecanismos de las imágenes sean literarios. De alguna manera invitamos a leer literatura con ojos filosóficos. No solo, y no pasa nada si quieres leerlo de alguna otra manera que tú quieras. Pero ahí está la posibilidad. Y esa posibilidad nos interesa, nos mueve, nos fascina. De hecho, uno de nuestros juegos favoritos que se ha ido desarrollando con las nuevas cajas es sacar una tarjeta de una caja y meterla en otra y ver qué pesa. De repente una escena literaria que estabas leyendo bajo el prisma de la realidad se te presenta bajo el prisma de la crueldad, por ejemplo. ¿Cómo cambia la escena? La literatura sigue siendo la misma, pero el prisma filosófico ha cambiado.”

¿Qué os parece? ¿Alguna idea al respecto? Compártela en forma de comentario en este blog o en nuestra página de Facebook: @wonderponderonline

La crueldad, declarada adecuada para niños

Ellen Duthie

Ayer publicaron esta estupenda reseña de Kim Kindermann en la radio pública alemana Deutschlandfunk Kultur la edición de Mundo cruel que acaba de salir en el editorial Moritz Verlag, Grausame Welt?

A continuación, una traducción de la reseña, que nos ha encantado. ¡Larga vida a Mundo cruel en alemán!

Lejos del típico libro de lecturas para niños:  Mundo cruel , de Ellen Duthie y Daniela Martagón, enfoca el tema de forma lúdica. (Moritz Verlag / imago / Westend61)

Lejos del típico libro de lecturas para niños: Mundo cruel, de Ellen Duthie y Daniela Martagón, enfoca el tema de forma lúdica. (Moritz Verlag / imago / Westend61)

Deutschlandfunk Kultur

 LESART. 26.02.2019

Kim Kindermann

 Situaciones y escenas crueles, descritas y dibujadas por dos autoras: Con Mundo cruel se invita a los niños a pensar sobre el bien y el mal. Un libro muy logrado sobre un tema difícil, en opinión de nuestra crítica.

 "Probemos con un pellizco muy, muy fuerte. ¿Alguna reacción?", dice la tarjeta, que muestra a un niño atado a una mesa. Los científicos que experimentan son ratas. En otra, un hombre ha sido encerrado en un sótano por unos niños. "¡Ahora te quedas aquí y piensas bien en lo que acabas de hacer!", dicen. Y en otra, una niña se muerde su propio brazo.

 Tres escenas, tres tarjetas. Tres de un total de 20. Todas son cuadradas. Por un lado, vemos una situación cruel: una niña mata a unas hormigas, unos leones se comen una cabra, unos padres sirven una sopa hecha de carne de gato, unos niños le tiran del pelo a una niña, un padre sostiene con fuerza bruta a su hijo para ducharlo. Y al dorso de cada tarjeta, vemos preguntas sobre el tema.

 ¡Fuera las gafas de color de rosa!

 La filósofa Ellen Duthie en realidad no ofrece respuestas sobre qué es la crueldad. Pregunta dónde comienza la crueldad, qué pasa con las víctimas y los agresores, y si un acto es menos grave si no dura demasiado.

 Paso a paso te invita a analizar la situación. El foco está siempre en la pregunta: ¿Qué encuentras cruel? ¿Has experimentado una situación parecida?

 Es exigente. Ellen Duthie no solo les pide a los niños que lidien con este difícil problema, sino que también les dice que existe la crueldad. Así que fuera las gafas de color de rosa. El mundo no solo es bello.

 ¿Pero hay que preguntar a los niños? Sí, ¡hay que hacerlo! Porque los niños viven en este mundo, con todas sus sombras; los niños ven e incluso experimentan situaciones que no son fáciles. Y cuanto antes aprendan a clasificar las situaciones, a darles un nombre claro y a conocer sus propios sentimientos, antes tratarán de evitar ser crueles. Y aquí, eso ocurre porque se les permite experimentarlo de una manera lúdica.

 Intercambio y argumentación sobre la violencia

Pero también porque las tarjetas invitan a comentar. A diferencia del típico libro de lecturas, aquí se establece intercambio y razonamiento. Eso es bueno. El formato también contribuye a esto.

Las tarjetas permiten que varios niños dialoguen sobre diferentes aspectos de la violencia a la vez y razonen entre ellos. Duthie logra que te apetezca hablar de un tema que muchos prefieren evitar.

 Las ilustraciones de Daniela Martagón son también todo un acierto. Por un lado, son sencillas, en blanco y negro sobre fondo de color, y recuerdan a los dibujos animados. Por otro lado, juegan con el absurdo como mecanismo de distancia. Como las ratas, que tienen enjaulados a los niños como animales de experimentación. O la niña que se muerde a sí misma, y cuyos enormes dientes afilados parecen más los de un gato, como el que está de pie frente a ella con la piel erizada.

 Ilustraciones que no pasan nada por alto

Las ilustraciones en sí no tienen nada de bonito ni de dulce, están claramente centradas en el contenido cruel. Esta sensación se acentúa con los colores fuertes de los fondos: rosa, naranja, azul, verde o amarillo. Actúan como una señal: ¡Atención, esto es importante!

 Y, sí, es importante este libro de tarjetas. Que quede claro: debemos tomar en serio a los niños. Podemos y debemos hablar de temas como la crueldad con ellos, filosofar con ellos. 

Además, podemos comenzar pronto, tranquilamente: Mundo cruel es ideal para preescolares y niños en edad de primaria. Qué está bien y qué está mal, dónde están los límites y en qué medida pueden ser difíciles de fijar. Nunca es demasiado pronto para empezar a hablar de todo esto.

Ellen Duthie, Daniela Martagón: Mundo cruel
Edición alemana traducida del español por Paula Peretti 
Moritz Verlag, Frankfurt / Main 2019 

 Reseña original en alemán aquí.

Y TÚ, ¿QUÉ TIENES EN LA CABEZA? DIÁLOGO ENTRE ABUELOS Y NIETOS, NOVIEMBRE 2018. SEGUNDA PARTE: ASOMBRO, PREGUNTAS Y REFLEXIÓN

Ellen Duthie

abuela_niñ.jpg

SESION 18 de noviembre, 2018.
Espacio Abierto Quinta de los Molinos.

Diálogo entre abuelos y nietos impartida por
Ellen Duthie (Wonder Ponder).

SEGUNDA PARTE: ASOMBRO, PREGUNTAS Y REFLEXIÓN



Tras las presentaciones y confesiones (ver primera parte), pasamos a "presentar” la filosofía y a jugar un poquito a ser filósofos.

¿Qué dijimos sobre la filosofía? y ¿qué pensamos sobre algunas imágenes de Wonder Ponder que observamos, nos asombraron, nos despertaron preguntas y nos hicieron pensar.

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA?

Ellen había contado ya algo acerca de sí misma pero le faltó algo muy importante:  En la universidad, estudió filosofía. Preguntó si alguien tenía alguna idea de qué es eso. “Por ejemplo si yo digo que soy “filósofa”, ¿a qué me dedico? ¿qué es lo que hago?”.

Enseguida apareció una primera palabra: “pensar”. Estábamos de acuerdo en que una filósofa piensa. Algunos nietos y nietas empezaron a ensayar el gesto de pensar y se nos dio muy bien. Ellen añadió que una filósofa no piensa de cualquier manera. Piensa largamente, no se conforma con un ratito. Piensa cuidadosamente, quiere comprenderlo todo. Y para ello, también hace algunas otras cosas muy importantes para ser buenos filósofos.

¿QUÉ HACE UNA FILÓSOFA?

UNA FILÓSOFA OBSERVA
Para ser buenos filósofos es importante observar. Observar cada detalle, fijarnos muy bien en todo. Que no se nos escape ni un detallito. Nos encanta cotillear la realidad.

En ese momento lo primero que se puso observar Ellen fue la silla que tenía a su lado y todos se apuntaron a la observación. Tiene cuatro patas. ¿Es necesario que la silla tenga cuatro patas? ¿O seguiría siendo una silla si tuviera solo tres? Pensamos en cómo tendrían que estar dispuestas las patas para que siguiera funcionando como silla (tendrían que ser gruesas, dijo alguien, o estar dispuestas en triángulo dijo otra persona) y así, sin quererlo, empezamos a pensar sobre lo que hace que una silla sea una silla.

cara asombro.png

UNA FILÓSOFA SE ASOMBRA
Claro, ¿y que es lo que pasa cuando te pones a observar todo con mucho detalle? Pues que te repente hay cosas que te asombran: ¡Ooooooh! ¡Ooooooh! ¡Ooooooh! Qué raro es todo. ¡Qué rara es esta vida! ¡Qué raro nuestro cuerpo, estos brazos, esta voz, esta lengua que comprendemos todos y con la que nos comunicamos! ¡Qué raro es existir!

cara preguntas.png

UNA FILÓSOFA PREGUNTA
Y ese asombro, lleva a preguntarse: ¿Eeeeeh? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Qué? Y sobre todo, sobre todo, a los filósofos les encanta preguntarse ¿Por qué?

Se pasan el día preguntando.

Pero no cualquier pregunta. Cuando se hace filosofía se hacen preguntas filosóficas.

Por ejemplo, a una filósofa no le interesa demasiado la pregunta: “¿Os gusta el filete con patatas?” ¿Por qué no nos interesa?

Una de las nietas indica que la respuesta a esa pregunta es “solo cuestion de gustos” y por eso no le parece filosófica.

Alguien más añade que es una pregunta demasiado fácil. A los filósofos les gustan las preguntas más difíciles. Preguntas que no son fáciles de responder, no se responden con un sí o con un no, que hay que pensar para contestarlas

cara reflexion.png

PENSAR / REFLEXIONAR
Para dar la mejor respuesta posible a estas preguntas, no queda más remedio que pensar. Y pensar con mucho cuidado, sin prisas. Así es como construimos respuestas.

caras dialogo.png

DIALOGAR
Y nos gusta pensar junto a otras personas, escuchando lo que tienen ellos en la cabeza y compartiendo con ellos lo que tenemos nosotros en la cabeza. Pensamos que otras personas pueden tener muy buenas ideas y muy buenas respuestas y nos interesa ver si sus respuestas son mejores que las nuestras. ¡A veces es sorprendente lo buenas que pueden ser las ideas de los demás! Así que también es muy importante para los filósofos dialogar. 

Y a eso habíamos venido. ¿Seríamos capaces de ser buenos filósofos? ¿De hacer buenas preguntas? ¡Decidimos probar!

Para ayudarnos a arrancar, vimos una serie de imágenes, de los libros de Wonder Ponder, que Ellen crea con la ilustradora Daniela Martagón, y seguimos ese procedimiento: OBSERVAR (a ver, a ver…), ASOMBRARNOS (¡ooooh!), PREGUNTAS (¿eeeh?), PENSAR (mmmmm…) Y DIALOGAR (blábláblá).

¿Listos?

La primera imagen tiene mucho que ver con el nombre del taller. Y tú, ¿qué tienes en la cabeza?  

escena lector de pensamientos.png

Empezamos por observar y describir todo lo que vemos.  

“Hay un niño y una doctora y un señor con una gorra y están mirando los pensamientos dentro de la cabeza del niño..”

“¿Cómo sabemos que es una doctora?”

“Porque lleva una bata blanca.”

“Lleva un telescopio”, dice alguien.

“Un estetoscopio”, precisa otra persona.

“Un monitor, un aparato.”

Enseguida nos empezamos a fijar en las expresiones del niño: “tiene cara de susto”.

“Está con la cabeza “así”.

¿Qué nos dice la postura del niño? ¿Está cómodo?

“No se le ve cómodo. Tiene los brazos cruzados.”

“Y la cara de la doctora nos dice que tiene algo malo.”

“O podría ser algo sorprendente.”

Uno de los nietos recoge los dos puntos anteriores y los une: “Algo sorprendente malo”.

“¿Quién será el señor?” pregunta Ellen.

“El padre, podría ser.”

“El ayudante de la doctora.”

“El dueño de la máquina.”

PREGUNTAS

“¿Qué preguntas tenemos sobre la imagen?”

Elena pregunta que por qué tiene el pelo verde.

Ellen anima a todos a lanzarse. “Vamos a jugar a hacer todas las preguntas que se nos ocurran.”

Otro nieto pregunta también sobre el pelo del señor, que lo tiene verde oscuro.

Una abuela interrumpe para preguntar si solo preguntar los niños o si también pueden preguntar los abuelos. “Todo el mundo, puede preguntar todo el mundo.”, dice Ellen.

Otra persona se fija en que los personajes tienen la piel totalmente blanca.

“‘¡El niño tiene el reloj en la mano derecha!” observa un nieto particularmente observador.

Otro niño observa que el niño tiene el pelo naranja.

¿Por qué le habrán llevado a la doctora?

“Porque está enfermo.”

“Porque han querido.”

A una de las nietas le parece que hay algo raro en la vestimenta del señor: “¿Por qué el señor tiene una mezcla de ropa deportiva y para trabajar?”

Es verdad que es curiosa la elección de ropa. Hace que sea difícil saber quien es.

“Puede que haya ido al médico porque se ha sentido mareado.”

Decidimos leer la frase de la imagen: “Es un lector de pensamientos. Tranquilo, solo pita si detecta algo malo. Piiiii piiiiiiii PIIIIIIIIIIIIIIIII!”

¿Qué preguntas nos hacemos?

“¿Qué pensamiento habrá detectado?”

“¿Qué habrá visto?”

“¿Qué pensamiento malo habrá detectado?”

“A mí el tema de la gorra esa deportiva… yo no sé qué pinta ahí. Ni un papá, ni un técnico…”

“¿Te parece sospechosa esa gorra?”

“Es por algo… “

“A mí también me parece sospechosa.”

“¿Por qué la doctora tiene cejas y los otros no tienen?”

“¿No tienen o están escondidas?”

“Se les han escondido del susto que se acaban de dar.”

“Se les han subido para arriba”.

Estamos haciendo preguntas sobre la imagen. Pero y si nos imaginamos que estamos en ese mundo, donde hay una máquina que nos puede leer los pensamientos.

¿A quién le gustaría ir al médico para que te leyeran los pensamientos?

“¡A mí! ¡A mí!”

¿Sí?

¡Estamos sorprendidos!

¿Por qué te gustaría que te leyeran los pensamientos?

Porqueeeee… puees.

Tiene que ser por algo.

¿No os preocuparía?

A lo mejor quiere conocer sus pensamientos secretos.

¿Quién tiene pensamientos secretos?

Al principio algunos somos reacios a reconocerlo. Pero poco a poco vamos reconociendo que sí.

¿Y a quién le gustaría que le leyeran los pensamientos secretos?

“¡Entonces dejarían de ser secretos!”

¿A quién le dejarías tú leer los pensamientos?

“A muy poquitas personas.”

“¿A quién, por ejemplo?”

“A mi compañero de vida.”

“¿Todos los pensamientos?”

“Sí… después de 46 años… no hay secretos.”

¿A algún amigo? ¿A tus padres?

“¡No!” “¡No!”

¿A alguien más? ¿A un profesor?

“A mi familia.”

A tu familia entera. ¿A toda?

“A casi todos.”

¿Para qué podría servir esta máquina?

“Para ver los pensamientos en el monitor.”

“¿A quién deberíamos poder leerles los pensamientos?”

“A nadie.”

Uno de los nietos plantea algo interesante: “Bueno, si el quiere…” Y nos podría surgir la pregunta: Aunque alguien se prestara a ello, ¿estaría bien leerle todos los pensamientos?

¿Y si fuera un criminal que estaba pensando en cometer un crimen atroz?

“Eso habría que hacerlo. En ese caso sí.”

¿En ese caso te parece que sí?

“Porque si no sabemos lo que va a hacer pueden robar de verdad y si lo sabemos podemos ya estar preparados.”

¿Estamos de acuerdo todos?

“¡No!” “¡Sí!” “¡No!”

¿Por qué no?

“Porque creo que no debemos podernos anticipar a nada, aunque sea para impedirlo. No, no estoy de acuerdo. “

¿No deberíamos poder leer sus pensamientos?

“No.”

“Podría haber errores”.

“¿Y si esa persona va de camino a cometer el crimen y por el camino con alguien que le ayuda y se arrepiente? Y si se encuentra con un amigo que le propone que vaya a jugar al fútbol. Y dice uy, pues me voy a jugar al fútbol. Y entonces si nosotros bos hubiéramos anticipado, lo hubiéramos hecho sin razón”.  

Estamos de acuerdo de que está complicada la cosa.  Y algunos hemos cambiado un poco de opinión escuchando las cosas interesantes que han dicho los demás.

Hemos pasado a la siguiente imagen:

escena volando voy.jpg

Una abuela exclama enseguida: “¡La ilusión de mi vida, poder volar!”.

Un nieto se lanza a observar y a describir: “Hay un niño que está volando con los pájaros en el mar”.

¿Por el mar?

“Se ve más bien en las nubes”.

“¿Por qué el niño tiene el pelo así?”

Nos intriga mucho el pelo en este grupo. Y arrancamos con las hipótesis:

“Porque no se había peinado.”

“Por el viento.”

“Yo sueño muchas veces que vuelo. Una sensación maravillosa.”

¿A quién de aquí le gustaría volar?

A todos nos gustaría en principio, pero a Rodrigo y a Aitor no.

“Porque te caes y te mueres”.

Imaginemos que pudiéramos volar sin caernos y sin morirnos. Por ejemplo, porque tuviéramos alas.

¿A quién le gustaría tener alas?

“Si nos arrancaran las alas…”

Si nos arrancaran las alas, tendríamos problemas. ¿Pero con alas? ¿Tú volarías con alas?

Algunos dicen que no.

“Porque te despluman y te caes”, dice Rodrigo.

¡Estamos catastróficos!

A Aitor no le gustaría, no le atrae la idea.

Pero a otras personas sí: “Porque me gustaría ver cosas desde el cielo”.

Tiene que ser interesante verlo desde el cielo, a vista de pájaro.

Hablamos de la diferencia entre volar en un avión y volar con nuestro cuerpo y estamos de acuerdo en que la experiencia sería muy diferente.

¿A dónde iríamos si supiéramos volar?

“A otros países.”

“Atravesar el mar.”

“A Londres.”

¡Rumbo a Londres!

¿"Por qué Londres concretamente?

“Porque me gusta el inglés y me gusta Londres.”

Entonces tu primera parada con cuerpo volador sería Londres.

“Yo me iría al campo”.

¿Por qué?

“Porque me gustaría ver animales y acampar.”

“Tendría ventajas y desventajas. Te podría atacar algún animal”.

¿Seríamos más felices si supiéramos volar?

“¡Sí!” "

“Yo no”

“Nos daría más libertad. Podríamos decir “hoy me apetece ir al campo” y “hoy me apetece ir a Londres”.

Una nieta ha pensado en una desventaja: “me iría a tantos sitios que me podría perder”.

Otro nieto lo tiene claro: “a mí me gusta quedarme en casa”.

El marciano Rodrigo

Imaginemos un marciano (el nuestro se lamará Rodrigo) que nos dice que no entiende qué es feliz. ¿Cómo se es feliz? Cómo hacemos una receta de la felicidad para que Rodrigo lo entienda?

“Amor.”

“Abrazos.”

“Besos.”

“Tener amigos buenos. Amistad.”

“Hacer lo que te gusta.”

“Saber lo que te gusta. Saber lo que quieres.”

“Paz.”

“Jugar.”

“Hacer amigos nuevos.”

“¿Siempre, todos los días?”, pregunta alguien.

“Bueno, todos los días quizás no haga falta pero de vez en cuando sí.”

“Tener salud.”

“Tener alimentos.”

“Las cosas que necesitamos para vivir.”

“Respirar aire limpio.”

“Tener un sitio donde vivir.”

“Ropa, abrigo.”

Y entonces alguien dice: “Libertad.”

Ellen muestra otra escena para observar, preguntar y pensar.

escena cárcel.png

Parece una cárcel. Leemos la frase de abajo: “¡Pero qué a gustito se está hoy” "¡Me quedaría aquí para siempre!”.

¿Están a gusto?

“Sí, porque han buscado la manera de estar a gusto. Leyendo, hablando con una compañera, tomando el sol.”

“Una parece que va a tener un bebé.”

“Otra está jugando.”

“Pero una está aquí, que se le ve con una bola amarrada.”

“Esa no tiene tanta libertad.”

“Es para que no te puedas mover tanto.”

Entonces al marciano, ¿qué le decimos?

Si nos comenta el marciano: En esta imagen parece que todo el mundo está muy féliz, en la cárcel.

“Menos la guardia, que tiene una cara…”

“Pero las demás sí. Entonces el marciano nos pregunta: ¿Se puede ser feliz en la cárcel?”

“Se puede ser medio feliz, a temporadas, pero no del todo feliz, no todo el rato.”

¿En la receta del marciano incluimos entonces “libertad”?

“¿Hay que tener libertad para ser feliz? “

“Hay que estar contento con uno mismo, es lo principal, por eso esta gente dentro de la carcel han debido de encontrado su forma de estar.”

“Admitir lo que nos va pasando en la vida.”

Una abuela completa la respuesta anterior: “Sin ser resignación”.

“Tener libertad interior.”

“Volar con la mente.”

“Aunque estés encarcelada, puedes volar con la mente.”

“¡Fuera miedos!” exclama una abuela.

¿Es posible ser feliz teniendo miedo?

¿Alguien tiene miedo a alguien aquí?

“¿A qué tenéis miedo?”, pregunta una nieta.

“A la oscuridad”. A esto tenemos miedo muchos de los que estamos sentados en círculo.

¿Ese miedo nos impide ser feliz?

“Sí.”

¿Si hay oscuridad no puedes ser feliz?

“¡No!”

¿Cómo podríamos ser felices en la oscuridad?

“En una discoteca. “

“En el cine”.

Se objeta que en la discoteca y en el cine no está del todo oscuro.

“En la imaginación. Cerrando los ojos e imaginándote que no está oscuro.”

“¡Qué buena idea!”

“Podrías fabricar lámparas para acabar con la oscuridad”.

“Otra idea buenísima.”

¿Qué más cosas le podríamos hacer al marciano?

“Respetar a los demás.”

¿Cómo te hace eso feliz?

“Porque si respetas a los demás, ellos también te respetan a los demás y no te tratan mal.”

“También hace feliz regalar a los demás tiempo o cosas, o regalos.”

¿Y cómo hace feliz eso?

¿Por qué te hace feliz regalar tiempo?

“Nuestra felicidad tiene que ver a veces con hacer felices a los demás.”

“Así estamos rodeados de personas felices. “

¿Alguna cosa más?

“Sentirse satisfecho con uno mismo”.

“Hacer las cosas lo mejor que podamos.”

¿Qué os parece la receta de la felicidad? ¿Falta algo? Seguro que falta algo y seguro que algo de lo que está podría salir de la lista quizás, pero para el ratito corto que hemos estado, estamos bastante satisfechos con nuestra receta de la felicidad.


Acabamos con una rica conversación sobre cómo se imaginaban sus vidas los abuelos cuando eran pequeños y cómo se imaginan los nietos su vida cuando sean mayores, antes de despedirnos hasta otra.

Qué gusto de sesión.

Qué a gusto hemos observado, qué a gusto nos hemos asombrado, y qué a gusto hemos pensado y dialogado.

La próxima sesión es el 16 de diciembre, ¡esta misma mañana!


Las sesiones de Diálogo entre abuelos y nietos ¿Y tú qué tienes en la cabeza? tienen lugar el tercer domingo de cada mes. La siguiente sesión será este domingo 16 de diciembre en Espacio Abierto La Quinta de los Molinos. Inscripciones aquí.

CICLO DE DIÁLOGOS FILOSÓFICOS ENTRE ABUELOS Y NIETOS

Wonder Ponder 
Ciclo de diálogos filosóficos entre abuelos y nietos 
Público familiar. Dos grupos (nietos de 6 a 8 años y de 9 a 12 años) 
Aula 1 
21 de octubre, 18 de noviembre y 16 de diciembre 
11 h. (Nietos de 6 a 8 años) y 12.30 h. (Nietos de 9 a 12 años) 
4 euros (tanto adultos como niños) 
Duración: 1 hora
Número de plazas por sesión: 12 (por parejas: un abuelo o abuela, con su nieto o nieta)

¿Qué llevaría una receta para la felicidad? ¿Quién debe mandar, y por qué? ¿Qué es bonito y qué es feo? ¿Y quién lo decide? Cierra los ojos e imagina el ser más libre que se te ocurra. ¿Cómo sería su cuerpo?, ¿cómo sería su mente? Si pudieras intercambiarte el cerebro con alguien, ¿a quién elegirías y por qué?

 En cada una de las sesiones temáticas, una serie de escenas intrigantes, ideadas por unas filósofas e ilustradas por una artista, nos servirán de trampolín para el diálogo filosófico.

Todos los que os lancéis a participar, tendréis la oportunidad de construir juntos vuestras propias respuestas a algunas de las grandes preguntas de la filosofía, aquellas para las que no existe una única forma de contestar, pero para las que sí existen respuestas mejores que otras.

Juntos, trataremos de encontrar las mejores, mientras disfrutamos dialogando y descubrimos cosas sorprendentes los unos de los otros.

Inscripciones aquí.


Propuestas para pensar sobre la escuela: cuaderno gratuito descargable, imprimible y compartible de Wonder Ponder

Ellen Duthie

En Wonder Ponder queríamos celebrar la vuelta al cole por todo lo alto. ¡Por eso hemos preparado un cuaderno descargable, imprimible y compartible de forma gratuita para pensar sobre la escuela!

Diez páginas, ¡diez!, repletitas de preguntas y propuestas para pensar sobre la escuela dirigido especialmente a todos los niveles de primaria, ¡y a profes también! 

Una invitación a pensar sobre aprender, sobre las características de una buena profesora y de un buen alumno, sobre el patio perfecto, el aula perfecta, la escuela de nuestros sueños y la escuela de nuestras pesadillas, sobre amigos, amigas y otras criaturas escolares. Una propuesta de entrevistar al profesor o profesora, de escribir un cuento o una redacción o hacer un dibujo y de pensar sobre dilemas reales con los que nos topamos a veces en el cole.

Incluimos una página para que para que las lectoras y lectores añadan sus propias preguntas y dibujos. Pero se pueden añadir todas las páginas que se quieran. ¡Sí! ¡Este cuaderno también puede crecer!

¡Feliz vuelta al cole! Y tú, ¿qué piensas? Haz clic en la imagen o aquí para descargar. 

Este cuaderno está también disponible en inglés.

Entrevista a Ellen Duthie en el programa Caminos de Tiza de la TV Pública Argentina

Ellen Duthie

En el reciente viaje a Argentina, Uruguay y Chile de Ellen Duthie, autora de la serie de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder, le entrevistaron en el programa Caminos de Tiza, de la TV Pública Argentina. ¿Hay temas inconvenientes que no se deberían tratar en la literatura infantil? Ellen contestó a estas y a otras preguntas y habló sobre su libro Mundo cruel, que edita en Argentina Ediciones Iamiqué y distribuye en Chile Zig-Zag y en Uruguay Ludosóficos.

Lo que tú quieras, de la misma serie de Filosofía visual para niños editada en España por Wonder Ponder, también está editado en Argentina por Ediciones iamiqué. 

El programa completo puede verse aquí

¿Cómo se dice "Lo que tú quieras" en catalán? El que tu vulguis!

Ellen Duthie

Hoy lunes 27 de marzo sale a la venta en catalán El que tu vulguis, la versión catalana de Lo que tú quieras

El que tu vulguis / Lo que tú quieras es el tercer título de la serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños. Se trata de un libro-juego presentado en una caja que invita a jugar y a pensar sobre la libertad.

¿Ser libre es poder hacer todo lo que queramos? ¿Puede todo el mundo hacer lo que le da la gana al mismo tiempo? ¿Hay alguna diferencia entre tener que obedecer siempre y la esclavitud? ¿Tú eres esclavo de alguien o de algo? ¿Poder volar te haría más libre? ¿Es posible ser feliz sin ser libre? ¿Qué es ser libre? ¿Y para qué queremos ser libres?

Como todos los títulos de la serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños, Lo que tú quieras está concebido para que niños y niñas puedan mirarlo y leerlo solos, acompañados, en grupo, en un contexto educativo, lúdico o familiar.

CONTENIDO: · 14 láminas con escenas ilustradas · Más de 100 preguntas formuladas cuidadosamente para suscitar una reflexión rica y bien orientada sin dirigirla a ninguna conclusión predeterminada · 3 láminas libres que invitan a dibujar escenas filosóficas y a plantear preguntas propias. · Guía de acompañamiento a la lectura para niños y adultos. · Propuestas de uso · Póster "La Casa de la Real Gana" (A3).

Con traducción de Bel Olid, el título de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder dedicado a la exploración del tema de la libertad, sale al mercado en catalán, tras la edición el pasado mes de octubre de los dos primeros títulos de la serie Món cruel y Jo, persona

Con este lanzamiento, los tres títulos hasta la fecha de la serie de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder están disponibles en español, catalán e inglés.

En Argentina, la serie se está publicando en ediciones iamiqué, donde se acaba de editar Lo que tú quieras. Pronto podremos ver también en el mercado las ediciones mexicana y brasileña de Mundo cruel. Asimismo, Mundo cruel y a no mucho tardar, Yo, persona, está disponible en Coreano en la edición de Marubol para Corea del Sur.

Descubre más sobre Lo que tú quieras en este vídeo: 

 

 

¿Cómo hacer para no dejar fuera a niños a los que les cuesta participar?

Ellen Duthie

Una de las preguntas que nos suelen hacer muchos mediadores cuando conocen Wonder Ponder se refiere a la dinámica del diálogo filosófico en el aula o en contextos educativos no formales y, más concretamente, a la participación.

¿Cómo hacer para no dejar fuera a niños a los que les cuesta participar? ¿Cómo integrarles en la comunidad de indagación, si no les gusta o les cuesta hablar delante de los demás? 

Es evidente que no hay una estrategia mágica para hacer que todos participen por igual. Dependerá del niño en cuestión, del grupo, del contexto, y de la familiaridad con el diálogo filosófico del grupo y del adulto que facilita el diálogo. 

Pero nuestra autora Ellen Duthie comparte algunas ideas en este blog.

No tengo estrategias mágicas pero sí tres casos que me hicieron reflexionar en su momento y que me parece útil compartir, y tres aspectos, uno relacionado con cada caso, que me parece útil tener en cuenta al pensar en la participación.  

1. Definición de participación.
Hay un niño, ahora con 10 años, que ha estado viniendo a cada uno de lo talleres que he hecho en Madrid desde hace unos 4 años. No se ha perdido ni uno. Insiste a sus padres en que quiere apuntarse. Es un niño hablador, cuando estás a solas con él o en contextos de juego. Se expresa muy bien, con un vocabulario amplio y con capacidad de expresar ideas complejas y de resolver conflictos con amigos mientras juega. Y sin embargo, en los grupos de diálogo apenas habla. Creo que en todos los talleres a los que ha asistido, quizás no haya dicho más que una o dos frases durante los diálogos.

Cuando su madre me pregunta si ha participado le contesto que sí, que aunque no ha hablado durante el diálogo, sí ha estado muy atento a todo lo que decían los demás y ha estado siguiendo el diálogo con interés, sonriendo y reaccionando ante lo que iban diciendo sus compañeros. Luego, la madre me dice que él le cuenta a ella todo lo que hemos hablado y qué ha argumentado cada uno y los dos vuelven a tener el diálogo en casa. Esta vez él sí participa, expresa acuerdo o desacuerdo con los distintos argumentos que ha ido escuchando y va construyendo una respuesta propia.

Hay niños -y adultos- que tienen un ritmo de pensamiento rápido y otros que prefieren un ritmo más lento. Les gusta reposar lo que leen, lo que oyen, digerirlo y luego hablarlo tranquilamente en confianza con un amigo, con una madre o un padre. Hay personas a las que no les cuesta ir construyendo sus respuestas mientras van dialogando, rectificando por el camino. Pero hay otras que prefieren, incluso necesitan, pensarlo un poco más, hacer ese diálogo de forma interna antes de pronunciarse. Este diálogo interno puede ser también parte del diálogo compartido. Puede ser también una forma -activa incluso- de participar.   

2. Dar tiempo. Una chica que vino a una serie de talleres semanales, con una timidez notable, no dijo absolutamente nada los dos primeros días. Al tercero de repente empezó a hablar, como si hubiera comprobado que esto era diferente a lo que se había esperado: que aquí, a diferencia de en otros contextos, sí se sentía con ánimos para participar. Esto me pasa a menudo y creo que tiene que ver con el ritmo del pensamiento y de los argumentos cuando se hacen diálogos filosóficos. 

En otros contextos, dentro y fuera del aula, es normal que aquellas personas que sienten cierta ansiedad social o tienen dificultades para la comunicación puedan sentirse incómodas y presionadas cuando se les hacen preguntas. A la mayoría de las preguntas que nos hacen parece hay que contestar rápido, bien con la respuesta correcta, bien con una opinión ya formada. 

Pero precisamente en los diálogos filosóficos el ritmo es pausado. No se trata de quitarse la pregunta de en medio sino de quedarse en ella un buen rato, el tiempo que haga falta. Este ritmo pausado puede resultar reconfortante precisamente para aquellas personas que frente a otro ritmo de preguntas y en otros contextos puedan sentirse intensamente incómodos y reacios a participar. 

3. Distintos modos de participación. Otro niño que algunos tildarían de poco participativo que viene a menudo a mis talleres es bastante similar en actitud al niño del caso número 1. Es un pensador silencioso. Pero lo interesante es cómo cambia su actitud en el trabajo artístico posterior a los diálogos que solemos hacer en los talleres de Wonder Ponder. Aquí se transforma y muestra mucha energía, creatividad y mucha más espontaneidad. No quiere decir que no disfrute en silencio de los diálogos. Pero siempre presto especial atención a sus aportaciones artísticas porque son fantásticas (lo son), pero también para hacerle ver que un tipo de participación no es más importante que otro y que entiendo perfectamente y veo en sus dibujos todo el trabajo que ha realizado en silencio durante el diálogo.  

Incluso durante el diálogo trato de incorporar distintas formas de participación. Hay preguntas introductorias que tienen más que ver con el relato de una experiencia propia que pueda aportar algo al tema que estemos explorando. Para algunos participar en la respuesta a este tipo de preguntas intimida menos que participar en las más puramente filosóficas. Y viceversa. Algunos no quieren contar nada propio, y prefieren centrarse en las cuestiones en sí. En este sentido presto atención y procuro hacer preguntas a cada uno de ellos del tipo que sé que les cuesta menos contestar o que les divierte más contestar. 

Creo que lo fundamental es crear un ambiente compartido agradable, estimulante y seguro para dialogar. Y no correr. No presionar. No forzar. Dar tiempo. Y disfrutar de ese tiempo en el que nos paramos a pensar juntos. 

Más información:
La serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños
Los títulos de la serie: Mundo cruel, Yo, persona y Lo que tú quieras
Wonder Ponder en los medios 
Blogs de Ellen Duthie: Filosofía de cuento, Filosofía a la de tres, Lo leemos así
Puntos de venta