WRITE TO US / ESCRÍBENOS

Enter your email address and message and submit. We'll get back to you as soon as possible. 

Introduce tu correo electrónico y mensaje, y pulsa Submit / Enviar. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. 

6 Calle San Crispín
Madrid, 28011
Spain

+34 91 559 6546

Wonder Ponder, Visual Philosophy for Children, is an imprint specialising in products for fun and engaging thinking. This website provides accompanying material to our Wonder Ponder boxes, including guides for children, parents and mediators, ideas for wonderpondering and fun games and activities. It is also a platform for sharing your very own Wonder Ponder content and ideas.

Juego-entrevista, segunda parte

Esta es la segunda parte del juego-entrevista a Wonder Ponder que nos fue presentado por primera vez en el lanzamiento del sello y presentación de su primer título, Mundo Cruel, el 20 de noviembre de 2014, por Gustavo Puerta Leisse y Aitana Carrasco Inglés.

Puedes leer la primera parte, sobre la definición y la clasificación del proyecto aquí

Puedes leer la tercera parte, sobre Wonder Ponder en talleres y en el aula, aquí

 

 

 

 

 

SEGUNDA PARTE

¿FILOSOFÍA PARA NIÑOS? 

JUEGO PRESENTACION LAMINA 2, Q1.jpg

WP: Las ilustraciones emplean ejemplos concretos como punto de partida. Es siempre más fácil abstraer a partir de un ejemplo concreto que entrar de lleno en la abstracción. Esto es así tanto para niños como para adultos. Las preguntas al dorso de cada escena plantean cuestiones específicas sobre la escena concreta pero también cuestiones más abstractas y generales relacionadas con la escena. Por otra parte, al ir en un contexto junto con otras 14 escenas, nunca es una concreción aislada sino relacionada. La percepción de las relaciones entre las escenas son el inicio del proceso de abstracción que da el alcance interesante a la reflexión que tengamos. 

 

WP: ¿Quién dijo que la filosofía es seria? Incluso los filósofos "serios" se sirven con frecuencia de ejemplos cómicos o irónicos para ilustrar argumentos o para rebatir los de otros. No es nuevo el humor en la filosofía. Donde ciertamente es poco habitual el uso del humor es en el material educativo, especialmente en la educación en valores o en la inteligencia emocional que mencionábamos antes.

Para iniciar un diálogo filosófico una de las cosas más importantes es captar la atención, interesar, enganchar. El humor es una de las herramientas de las que no servimos para ello.

Por otra parte, ¿quién dijo que el humor no podía ser serio? Mediante el humor, se pueden plantear preguntas y posturas filosóficas interesantes que pueden parecernos risibles de entrada, pero que si las analizamos con más atención, nos resulta difícil explicar por qué nuestra postura es menos risible que aquella. 

WP: Miedo, no. Desde el principio, sabíamos que esto no era un producto para todos los públicos. Que hay padres y madres y profesores y abuelos que no piensan, por ejemplo, que la crueldad sea algo de lo que debamos estar hablando con nuestros hijos e hijas. Por eso empezamos con el tema de crueldad, también, para que no se confundiera con un proyecto de educación en valores donde todo es bonito. Aunque también queremos aclarar que tampoco es un proyecto donde vamos a hablar únicamente de temas "chungos". Las próximas cajas abordarán temas muy variados, de distintas esferas de la filosofía: el concepto de persona, la libertad, lo posible y lo imposible, la realidad, la imaginación y el sueño, y el sentido de la vida.  

Tampoco nos gusta particularmente la idea de tener detractores. No es éste un proyecto para provocar. Es un proyecto para invitar a pensar. 

WP: Creemos que hemos conseguido no hacer trampa. Todo surgió de una práctica real con niños, de un concepto probado con niños (¡y adultos!) y desde el principio supimos que era algo que tendríamos que hacer nosotras mismas. Sabíamos que si íbamos a editoriales el producto acabaría cambiando y sentiríamos, precisamente, que habíamos hecho trampa. Haciéndolo todo nosotras y funcionando entre nosotras como fuerzas de control y de corrección mutua y también de inspiración y animación mutua ha supuesto que hemos podido disfrutar de un proceso de creación muy libre. Hemos hecho exactamente lo que quisimos hacer. En ese sentido, no ha habido trampa.  

WP: La única limitación, si queremos calificarla así, ha sido en la elección de escenas y de ejemplos, para asegurarnos de que los niños de la edad a partir de la cual va dirigida el libro-juego Mundo cruel de Wonder Ponder reconocieran lo que estaba pasando en la escena a la primera, sin necesidad de mediación. Hay ciertos tipo de crueldad, por ejemplo, que es improbable que un niño o una niña de ocho años haya visto/experimentado/conocido -ni siquiera de lejos. Digamos, entonces que la principal limitación fue la condición de reconocibilidad. La otra condición, que venía dada por la propia definición del proyecto, fue que la escena no provocara una sola reacción clara, sino que contuviera la complejidad suficiente para provocar reacciones contradictorias en el lector. Esa fue nuestra "censura". No hubiera sido muy distinto si hubiéramos pensado específicamente en un público adulto. 

WP: Si hablamos de material filosófico, y de si hay un material filosófico más apto para niños y un material filosófico más apto para adultos, remitimos a la pregunta anterior sobre las posibles "limitaciones" de dirigirse a un público infantil. El material que se usa como estímulo para el diálogo filosófico debe resultar cercano, comprensible y reconocible para los niños. El material dirigido a adultos podría incluir referencias a ejemplos, situaciones y realidades que para los niños no funcionarían porque sencillamente no cumplirían su función referencial, o bien podría estar escrito en un lenguaje que los niños de según qué edad no pudieran comprender, por lo que fracasarían como estímulo también. 

Lo que nosotros procuramos en Wonder Ponder es que no ocurra a la inversa. Queremos que los estímulos "hablen" tanto a niños como a adultos. Queremos representar con sencillez e inmediatez, pero lograr encapsular la complejidad necesaria para que se confronten opiniones y reacciones en cada uno de nosotros y entre nosotros cuando miramos una escena. En este sentido, hemos tratado de producir un material filosófico que invite a la reflexión y al diálogo y resulte disfrutable para todas las edades y no sólo a un determinado grupo de edad. .  

 

Puedes leer la tercera parte de esta juego-entrevista, sobre Wonder Ponder en talleres y en el aula, aquí