WRITE TO US / ESCRÍBENOS

Enter your email address and message and submit. We'll get back to you as soon as possible. 

Introduce tu correo electrónico y mensaje, y pulsa Submit / Enviar. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. 

6 Calle San Crispín
Madrid, 28011
Spain

+34 91 559 6546

Wonder Ponder, Visual Philosophy for Children, is an imprint specialising in products for fun and engaging thinking. This website provides accompanying material to our Wonder Ponder boxes, including guides for children, parents and mediators, ideas for wonderpondering and fun games and activities. It is also a platform for sharing your very own Wonder Ponder content and ideas.

Blog

Que piensen, pero no tanto

Ellen Duthie

Hace unos días nos llamó una profesora para contarnos una anécdota wonderponderiana de su escuela. 

Había llevado Yo, persona unas semanas antes y los niños habían disfrutado de lo lindo, nos decía. Habían hablado toda una hora de una sola de las escenas, elegidas por el grupo, y cuando llegó la hora, no querían que acabara. Algún que otro compañero de la profesora y el director del centro lo había visto de pasada y habían murmurado, sin prestar demasiada atención, "qué curioso, filosofía visual para niños".

Un par de semanas más tarde llevó a sus alumnos Mundo cruel. Conociendo ya la idea y el funcionamiento, el diálogo no tardó en arrancar. Concretamente se centraron en la tarjeta en la que aparece la escena de la portada, donde una familia está sentada a la mesa a punto de comer sopa de gato.

 

En esta ocasión, como la vez anterior les había faltado tiempo, la profesora dedicó prácticamente toda la tarde a wonderponderear, acabando con un mural colectivo con dibujos propios y preguntas propias de los alumnos. Al acabar la jornada, colgaron el mural en la pared de un pasillo y se fueron todos a casa, profesora incluida. 

Al día siguiente cuando llegó a la escuela, varios profesores le miraron con cara de preocupación, señalando con la cabeza hacia el despacho del director. "¿Qué es exactamente eso de filosofía que estabas haciendo con los niños?", preguntó una de las compañeras. "Es un poco fuerte, ¿no?" se animó otra.  La profesora trató de explicarles en qué consistía, y que se trataba de establecer diálogos y explorar puntos de vista, pero los compañeros no lo veían demasiado claro y le comunicaron que el director la esperaba. 

 

Cuando entró al despacho comprendió lo que había pasado. Al parecer, el mural se había caído del muro y alguien lo había recogido. Por eso y solo por eso, había llegado a la atención del director y de algunos compañeros, y habían mirado con más detenimiento el contenido. 

Al director le parecía muy bien "lo de la filosofía y el diálogo", pero pensó que había preguntas que era mejor no hacerle a los niños. ¿Cómo cuál? La que realmente le espantó fue la siguiente pregunta: 

Para que tú comas pollo, alguien tiene que matar un pollo. ¿Comer pollo es igual que matar pollo? 

Era una de las preguntas que los niños y niñas habían querido plasmar en el mural. El director pidió a la profesora que la borrara del mural.

La profesora le preguntó la razón por la que esa pregunta en concreto la parecía problemática y el director le dijo que quería evitar una revolución de las familias, "porque ya verás como todos los niños lleguen a casa diciendo que ya no quieren comer pollo nunca más..." La profesora se rió y le dijo que ninguno de los niños había llegado a esa conclusión, aunque tampoco hubiera pasado nada si alguno lo hubiera hecho o se lo hubiera cuestionado.

Le contó que el diálogo se había centrado en la definición de matar, en la diferencia entre matar y mandar matar, por ejemplo. Había surgido la idea de que quizás comprar carne en el mercado o en el supermercado ya cortadito en filetes y comérselo tranquilamente en casita se parecía más al comportamiento de un carroñero que a un cazador. 

El director torció el gesto, sonrió. "Ah, qué interesante. No... si a mi me parece muy bien el proyecto, pero por favor, borra esa pregunta del mural". 

La profesora le contó que el centro de la conversación, lo que más les había divertido de todo el diálogo, había sido la conversación sobre qué cosas no comerían nunca, nunca, nunca, nunca. Esa explosión de imaginación de cosas en principio incomestibles como repentinas posibilidades para un plato les había hecho primero disfrutar describiendo mil disparates, pero luego centrarse en las razones por las que se puede considerar que algo es comestible o no es comestible. 

Y el director puso fin a la conversación: "me parece un trabajo muy interesante, de verdad, pero sigo pidiéndote que la borres". 

Así que la profesora borró la pregunta. 

¿Cuál es la idea que hay detrás de este deseo de acotar el pensamiento de los niños? ¿Pensamos que censurándoles determinadas preguntas evitaremos que piensen sobre ellas? ¿Que piensen sobre ellas, que construyan sus propias ideas y las sustenten con argumentos nos conviene más bien poco a los adultos? ¿Un niño poco reflexivo es más obediente? 

Justo acabando la preparación de nuestro próximo título, Lo que tú quieras, sobre la libertad, tenemos una tendencia a enmarcarlo todo dentro de un diálogo sobre la libertad. ¿Qué supone esta actitud en términos de la libertad de pensamiento de los niños? En una de las escenas del nuevo título os presentaremos un "lector de pensamientos" con el que una madre controla los pensamientos de su hijo. Asumimos que a este director ni siquiera le hará falta porque parece pensar que evitando la pregunta, evitando el diálogo, se evita ya de partida el pensamiento. ¡Así de fácil! ¿Para qué habría que censurar si se puede evitar?