WRITE TO US / ESCRÍBENOS

Enter your email address and message and submit. We'll get back to you as soon as possible. 

Introduce tu correo electrónico y mensaje, y pulsa Submit / Enviar. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. 

6 Calle San Crispín
Madrid, 28011
Spain

+34 91 559 6546

Wonder Ponder, Visual Philosophy for Children, is an imprint specialising in products for fun and engaging thinking. This website provides accompanying material to our Wonder Ponder boxes, including guides for children, parents and mediators, ideas for wonderpondering and fun games and activities. It is also a platform for sharing your very own Wonder Ponder content and ideas.

Blog

"Sonríe hoy, quizá mañana te falte un diente": Crónica de Wonder Ponder en México, 2ª parte

Ellen Duthie

Después de nuestra actividad frenética en Ciudad de México, el 31 de agosto, las tres socias de Wonder Ponder, Raquel, Ellen y Daniela, salimos rumbo a Querétaro.

Unos meses antes nos habían invitado al Hay Festival y teníamos una agenda de actividades variada y repleta para los siguientes días.

Llegamos a Querétaro ya de noche a un hotel donde dos bandas en vivo en dos restaurantes, uno a cada lado de la puerta de entrada, competían por la atención de los comensales, y de nuestros oídos. Lo primero que hicimos fue ir a comprarnos unos tapones. Lo segundo, cenar rica sopa azteca. Lo tercero, dormir.

Sonríe hoy, quizá mañana te falte un diente. El muro de la Casa Hogar Santa Rosa de Lima está repleto de pintadas decorativas y frases memorables. 

Sonríe hoy, quizá mañana te falte un diente. El muro de la Casa Hogar Santa Rosa de Lima está repleto de pintadas decorativas y frases memorables. 

A la mañana siguiente tocaba nuestro estreno en el Hay Festival: nuestra visita a la Casa Hogar Santa Rosa de Lima. Durante las semanas previas, habíamos estado en contacto con LEO, la Asociación Queretana de Promoción de la Lectura, que, en asociación con el Hay Festival había organizado parte de la programación infantil del festival. Les habíamos enviado nuestro último título, Lo que tú quieras, para que las niñas de la Casa Hogar se familiarizaran con él y con nuestro trabajo antes de que llegáramos. Alexandra fue nuestro vínculo con las chicas de la Casa Hogar y Graciela nuestro contacto directo.  

Llegamos y nos encontramos con un muro repleto de pintadas decorativas y frases memorables, como la de la imagen. Pasamos la mañana y parte de la tarde con diez chicas de entre 11 y 19 años. Ya habían visto Lo que tú quieras con Alexandra, de LEO, que habitualmente acude a la Casa Hogar para leer con ellas y conversar con ellas sobre sus lecturas. 

Cuando llegamos, estaban varias voluntarias de LEO, interesadas en observar el taller con las chicas. Organizamos las sillas en un círculo para nosotras y las niñas y un semicírculo exterior, a cierta distancia, para que pudieran observar las integrantes de LEO. 

En lugar de empezar por que las niñas se presentaran, pedimos que nos entrevistaran ellas a nosotras, que nos hicieran todas las preguntas que se les ocurrieran. Nos preguntaron todo tipo de cosa, desde preguntas personales hasta preguntas muy detalladas acerca de nuestro proceso de trabajo. Respondimos a todas sus preguntas, sin excepción y les enseñamos los otros títulos que no conocían: Mundo cruel y Yo, persona

Una vez que nos habían "desnudado" a nosotras, nos contaron un poco ellas. Algunas viven ahí todo el tiempo, otras vuelven a casa de familiares los fines de semana. Cuatro de ellas son recién llegadas.

Antes de la sesión de diálogo en sí, exploramos qué tipo de pregunta interesa a los filósofos y cada una de las niñas sacó de una bolsa una pregunta que habíamos preparado previamente. Exploramos brevemente cada pregunta para entender mejor este tipo de pregunta: cómo responderlas y cómo plantearlas.

Hablamos de lo que hace falta para ser feliz: "un novio, una familia, salud". Pero pronto empezamos a cuestionar nuestros requisitos para la felicidad. ¿Se puede ser feliz sin novio? Rotundamente sí. Distinguimos entre querer tener novio y no poder ser feliz sin tener novio. ¿Se puede ser feliz sin familia? Esto dio lugar a un diálogo sobre la definición de familia. ¿Las hermanas de la Casa Hogar son familia? "Es parecido pero no es igual", dijo una de las asistentes. ¿Es posible hacerse una nueva familia si pierdes o te alejas de la tuya? Vimos distintos casos en los que parecía que quizás sí. ¿Es posible ser feliz estando enfermo? Aunque no es lo ideal, la mayoría reconoció que sí que es posible ser feliz estando enfermos. Hablamos también de la percepción del paso del tiempo en relación al nivel de felicidad. "¿No os habéis parado a pensar en lo rápido que pasa el tiempo cuando estamos felices y en lo leeeeeeeento que pasa cunado estamos tristes?", preguntó una de las chicas.

Hablamos del valor de las personas. ¿Hay personas más valiosas que otras? Hablamos de mandar. ¿Quién tiene derecho a mandar? ¿A quién y por qué?  Preguntamos si estaba mal mentir. ¿Siempre, siempre? Preguntamos si podíamos saber con total seguridad que Ellen no era un robot. Preguntamos si podíamos saber seguro que no estábamos soñando en este preciso instante. Si nos podemos fiar de lo que nos cuentan nuestros ojos. Si tiene que haber normas. 

Una vez que nos habíamos familiarizado un poco con el tipo de pregunta que se aborda desde la filosofía, por fin tuvimos una sesión de diálogo sobre dos de las escenas de Lo que tú quieras, en la que pensamos en preguntas propias a partir de las escenas. A ellas les pareció muy llamativa la escena de la cárcel de mujeres, donde aparece una mujer embarazada y una niña dentro de la cárcel. Nunca se les había ocurrido que eso podía pasar. Y también les llamó mucho la atención la escena de los esclavos. Practicamos el arte de hacer buenas preguntas. Reformulamos las que se podían formular mejor, profundizamos en las más interesantes y lo disfrutamos mucho. Antes de comer, explicamos cómo íbamos a hacer el gran mural sobre la libertad, para el que Daniela, la ilustradora, había preparado papel kraft en el suelo.   

Escena de Lo que tú quieras, de la serie de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder, de Ellen Duthie y Daniela Martagón. 

Escena de Lo que tú quieras, de la serie de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder, de Ellen Duthie y Daniela Martagón. 

Escena de Lo que tú quieras, de la serie de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder, de Ellen Duthie y Daniela Martagón. 

Escena de Lo que tú quieras, de la serie de Filosofía visual para niños de Wonder Ponder, de Ellen Duthie y Daniela Martagón. 

Nos habían invitado a comer, así que compartimos también mesa y rica comida con ellas. Aquí la conversación continuó. Nos preguntaron sobre cómo era viajar en avión, dónde había dejado Ellen a su hijo (esto varias veces), si estábamos casadas... Compartimos nuestros respectivos gustos musicales. Nos preguntaron en qué tipo de casa vivíamos, si era nuestra o si la rentábamos. Se sorprendieron cuando le contamos que el España la hora era 7 horas más tarde. "Eso será porque en España el tiempo pasa muy rápido; aquí en la Casa Hogar todo pasa tan, tan lento". Y nos mimaron mucho a las tres invitadas. Nos hicieron sentir muy bienvenidas y como parte de la familia. 

Después de comer hicimos un gran mural, que titulamos: "¿Para qué queremos la libertad?" donde dibujamos, escribimos preguntas, frases y todo lo que se nos iba ocurriendo. Mientras íbamos dibujando y escribiendo, hablábamos de lo que nos iba surgiendo. El resultado podéis verlo en esta galería. Quedó fantástico. 

Fue un día fantástico, bonito, interesante y que nos marcó mucho. Cuando nos despedimos, sentimos cuánto nos habría gustado quedarnos un buen rato más.

Cuando nos fuimos, dimos las gracias a las chicas por abrirnos su casa y dejarnos entrar y quedarnos un rato en ella y con ellas, dimos las gracias también a las Hermanas de la Casa Hogar, por su trabajo con estas niñas. Y dimos las gracias a LEO por su trabajo con ellas y su labor de enlace entre nosotras y las niñas. 

Nos despedimos y nos fuimos para el hotel.

Estas experiencias son bonitamente duras o duramente bonitas, no se sabe el orden correcto de las palabras. Sobre todo, no dejan indiferente. 

Unos días más tarde, mientras aún estábamos en Querétaro, quisimos hablar con las voluntarias de LEO para proponerles algo para que esta visita no quedara en un relámpago, en una rápida apertura de una ventana, antes de volver a cerrarla. 

Así, poco a poco, se ha ido fraguando un nuevo proyecto de Wonder Ponder, en colaboración con LEO, que pronto podremos anunciar, pero del que algo os podemos ir adelantando: tendrá blog propio, tendrá algo que ver con correspondencia a la antigua y algo que ver con filosofía y mucho que ver con la vida (con la nuestra, con la de las niñas de la Casa Hogar y, esperamos, que con la de todos nuestros lectores, pequeños, medianos o grandes). Aquí la primera imagen del proyecto:  

La semana que viene, el resto de la crónica de nuestro viaje (que aún queda mucho). 

¡Buen fin de semana!