WRITE TO US / ESCRÍBENOS

Enter your email address and message and submit. We'll get back to you as soon as possible. 

Introduce tu correo electrónico y mensaje, y pulsa Submit / Enviar. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. 

6 Calle San Crispín
Madrid, 28011
Spain

+34 91 559 6546

Wonder Ponder, Visual Philosophy for Children, is an imprint specialising in products for fun and engaging thinking. This website provides accompanying material to our Wonder Ponder boxes, including guides for children, parents and mediators, ideas for wonderpondering and fun games and activities. It is also a platform for sharing your very own Wonder Ponder content and ideas.

Blog

Relato de la fiesta-presentación de "Lo que tú quieras", 3º título de la serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños (Parte I)

Ellen Duthie

El pasado miércoles 18 de mayo, presentamos en El Patio Coworking el nuevo título de la serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños: Lo que tú quieras, una invitación a reflexionar sobre la libertad dirigida a pequeños, medianos y grandes. 

Tras una breve introducción y la lectura de Lo que tú quieras, las tres integrantes de Wonder Ponder hablamos sobre cómo nos habíamos sentido cada una de nosotras durante el proceso creativo de este título en concreto y cómo nos sentimos en este punto del proyecto global. Luego dimos paso a una entrevista colectiva que nos hicieron amigos y amigas de Wonder Ponder por vídeo o por mail desde distintos lugares del mundo (desde Australia hasta Moratalaz), y desde ámbitos diferentes (escritores, ilustradores, profesores, libreros y editores), antes de pasar al patio para celebrar con vino y picoteo rico, música temática (gracias a la playlist de la libertad que nos preparó y regaló Gustavo Iglesias de Radio 3 especialmente para la ocasión), buena charla y algún que otro bailoteo. 

Cupimos, más o menos. 

Cupimos, más o menos. 

¡Hay quien se llevó los tres!

¡Hay quien se llevó los tres!

Firmando ejemplares... 

Firmando ejemplares... 

¡Y se hizo la fiesta!

¡Y se hizo la fiesta!

Muchísimas gracias a todos los que vinieron por venir. Fue un verdadero gusto presentaros el nuevo libro y charlar con vosotros después, en el estupendo patio de El Patio Coworking. Y para los que no vinieron, aquí va un resumen de lo que dijimos. Comenzó Ellen Duthie, la autora del concepto y de los textos de Wonder Ponder, con una breve presentación, antes de mostrar el libro y leerlo en voz alta. 

"Buenas tardes y muchas, muchas gracias por acompañarnos en la celebración de la llegada de LO QUE TÚ QUIERAS, el tercer título de la serie Wonder Ponder de Filosofía visual para niños, una aventura que empezamos tan solo hace 18 meses (a veces parece que hace tantísimo más tiempo). Tenemos que confesar que ni en sueños podríamos habernos imaginado que Lo que nosotras queríamos realmente iba a suceder, así, de esta manera, con tanto apoyo y con tanta ilusión por parte de muchas personas de distintos ámbitos: libreros, profesores, otros editores amigos, bibliotecarios, estudiantes, familias. Gracias a todos por darnos la libertad de crear lo que nosotras queríamos.  
El tercer título de la serie de Filosofía visual para niños es una invitación a explorar y reflexionar en torno a la idea de la libertad. 

Para los que no sepan nada del proyecto Wonder Ponder, hacemos una brevísima definición de qué es esto. Wonder Ponder es parte de un proyecto más amplio que la editorial. Es también un proyecto en el que buscamos trabajar con museos y llevar la idea de provocar reflexión a partir de la imagen al museo. Esto es algo en lo que estamos trabajando ahora. Wonder Ponder es también un proyecto de investigación y un proyecto de formación y todos los elementos están vinculados y se alimentan entre sí.

Este título, como los anteriores Mundo cruel (sobre la crueldad) y Yo, persona (sobre quién somos y qué somos), lleva mucho trabajo detrás en talleres con niños y con adultos también, tanto antes, como durante el proceso de creación. Muchos de los temas y de las preguntas específicas surgieron en el contexto de talleres, de los que fuimos entresacando algunas de las preocupaciones más habituales de niños de distintas edades en torno a la libertad. Ha sido un proceso muy muy gozoso y también muy difícil, especialmente a la hora de elegir. Cada una de las cajas de Wonder Ponder contiene 14 escenas que buscan provocar la reflexión en torno al tema de cada caja. Y tienen que ser 14 (por varios motivos, algunos de ellos tan materiales como cuántas tarjetas de este tamaño pueden sacarse de un pliego de papel). El caso es que pueden ser 15 ni 13. Para que os hagáis una idea, en este título llegamos a tener en un determinado momento 23 escenas y no éramos capaces de decidir cuáles podíamos descartar. Eran todas ellas nuestras favoritas. Pero al final llegamos y estamos muy contentas con el resultado."

Ellen Duthie presentando. Foto: Miki Hernández. 

Ellen Duthie presentando. Foto: Miki Hernández. 

A continuación, Ellen pasó a mostrar y leer LO QUE TÚ QUIERAS, que incluye escenas que plantean un amplio espectro de aspectos a explorar sobre la libertad. Las escenas del libro plantean cuestiones sobre la colisión de voluntades, sobre la aparente paradoja de querer y no querer algo al mismo tiempo, sobre la debilidad de la voluntad, la libertad de movimiento, la libertad de pensamiento, la libertad física, lo prohibido, la esclavitud, la dificultad de elegir, la libre elección, el dilema del prisionero feliz, las limitaciones de nuestro cuerpo o el derecho a la vida privada, entre otros muchos aspectos y preguntas de interés. 

Además, como en todas los títulos de la serie, hay tres escenas en blanco, para que los lectores creen sus propias escenas y piensen en sus propias preguntas, para que de alguna forma vayan alimentando a la caja. También hay unas propuestas de uso, una breve guía con más preguntas sobre una serie de conceptos básicos en los que se puede pensar mientras exploramos la libertad, la tarjeta de créditos, (donde por fin, la editora del equipo, Raquel Martínez Uña, ha accedido a aparecer como debe ser) y, por último, el póster, con La Casa de la Real Gana, una verdadera obra de detalle, con 23 salas repletas de personajes de la literatura infantil y mundos adyacentes que da para mirar y mirar y mirar y mirar, detectar problemas de convivencia y problemas prácticos del ejercicio simultáneo de la libertad por parte de muchísimos vecinos, pero también ver e imaginar algunas de las increíbles posibilidades que podría ofrecer una libertad tan total absoluta como la que habría en nuestras “casas de la real gana”. 

Tras mostrar el contenido de la caja, Ellen pasó a la segunda parte de la presentación, donde muy brevemente cada una contamos algo sobre lo que ha supuesto para cada una de nosotras el proceso creativo detrás de este tercer título.

Para ello, Ellen señaló una de las propuestas de uso en particular. La propuesta en cuestión se llama "Quita y pon" y dice así: Si tienes más de una caja de Wonder Ponder, prueba a sacar una escena de una y meterla en otra. ¿Encaja? ¿Resulta interesante mirarla desde otro punto de vista? ¡Quita, pon, piensa y disfruta!

"Uno de los miedos que yo tenía con esta serie es que nos cansáramos", dijo Ellen. "Al fin y al cabo, es repetir una fórmula en cierto sentido, con la misma estructura. 14 escenas, la guía, las propuestas de uso, el póster. Temía que me cansara, que me pareciera repetitivo, no tanto desde un punto de vista de los lectores, porque creo que los temas son tan diferentes que eso no ocurre (o espero que no ocurra). Pero me preocupaba que me aburriera creativamente, que podría llegar a sentir que se agotaba la fórmula. Pero lejos de eso, he comprobado que en lugar de agotarse parece crecer. Y que cada título alimenta y se alimenta de los demás. Muy pronto en el proceso, advertimos la riqueza que podía ofrecer mirar escenas de otras cajas con la atención puesta en la libertad e incluso que teníamos que tenerlo en cuenta en el proceso de selección de escenas para jugar con esa riqueza.

Y así, varias escenas de Mundo cruel podrían tomarse prestadas para Lo que tú quieras. Y otras varias de Yo, persona, también. Y así con todas. Varias de Lo que tú quieras y de Yo, persona se sentirían en casa en Mundo cruel y varias de Mundo cruel y de Lo que tú quieras podrían tener cabida en Yo, persona.

Para mí, esto ha sido una de las cosas más especiales del proceso de creación de este tercer título: comprobar cómo crece el proyecto y se van creando conexiones que me parece que dan coherencia y cuerpo al proyecto y sobre todo, que, aunque de alguna forma estaban en la génesis del proyecto, al hacerse realidad tienen la gracia de pillarme por sorpresa y asombrarme. Solo digo que ojalá me sigan pillando muchas cosas por sorpresa en este proyecto porque da muchísimo gusto. 


Otra cosa que debo mencionar es el absoluto placer que supone trabajar con Daniela y con Raquel, que se intensifica con cada título. Estoy convencida de que realmente es muy, muy poco habitual encontrar este tipo de conexión creativa y coincidencia en prioridades.

Yo no sé bailar claqué, ni soy señor. Pero yo cuando veo a estos tres señores me siento absolutamente identificada: 

Siento que he encontrado no una sino dos parejas de baile. Formar parte de este trío me hace muy, muy feliz. Gracias."

Entonces le toco a Daniela Martagón, la ilustradora, diseñadora y co-autora del libro, hablar del proceso desde su punto de vista y para ello se centró en la búsqueda del tono adecuado. 

Daniela presentando. Foto: Miki Hernández. 

Daniela presentando. Foto: Miki Hernández. 

"La primera propuesta de maqueta era muy distinta a lo que ha acabado siendo. Esta primera aproximación se basó en el concepto de jaula y encierro en distintas variaciones para explorar grados y posibilidades de libertad."
"Fue la primera maqueta en forma de exposición que mostramos a grupos de niños de distintas edades (de 5 a 9 y de 10 a 12). Y el caso es que funcionó muy bien. La propuesta tenía escenas poderosas que detonaban reacciones y diálogos muy interesantes pero al final el conjunto resultaba muy fatalista y opresivo. Nos dimos cuenta de que resultaba muy pesado este enfoque y de que había que contrastarlo con otros ejemplos más libres o liberadores.  
El segundo intento tuvo que ver con el título provisional que teníamos para la caja en inglés: Freedom in a Box. El título nos encantaba y la posibilidad de encontrar libertad en el encierro que representaba la imagen nos gustaba también, pero no encontrábamos una traducción que nos gustara en español. La libertad en caja nos parecía que hacía un juego de palabras involuntario con "en caja" y "encaja" que chirriaba. No queríamos tener títulos conceptualmente demasiado diferentes, así que buscamos otro." 
"Tras dar con un nuevo título, seguimos experimentando con la idea de libertad en el encierro, jugando de nuevo con jaulas, pero había un problema de colisión entre el significado del título y de la imagen. No se entendía bien. Las jaulas nos empezaban a oprimir." 
"Eliminamos la jaula y probamos solo con mordaza y ataduras, pero tampoco se entendía del todo. Incluso hubo quien le sacó connotaciones subidas de tono que nosotras, inocentes criaturas, ni siquiera habíamos imaginado."
"Y entonces llegó una segunda etapa, en la que más bien me fui al extremo opuesto: la vida sin vigilancia, normas, ni castigos. Estos niños jugando con fuego." 
"Un bebé borracho de poder. Conduciendo, fumando. Pero no nos gustaba nada cómo enseguida adquiría un tono moralista, en el que si a los niños se les da libertad, no saben manejarla. Tampoco ese era el camino que queríamos seguir." 
"No, no era el camino. Decidí mantener al bebé, pero cambié la voluntad desbocada por el deseo. Probé con la idea del genio. No estaba mal, nos gustaba. Casi casi... Pero sentíamos que esa portada llevaba exclusivamente al aspecto del deseo dentro de la libertad, cuando en realidad abordaba mucho más. Seguía sin convencernos." 
"Hasta que dibujé a esta niña en plena explosión extática de libertad. ¡Libre! Nos gustaba el carácter celebratorio." 
"Y seguí probando, hasta dar con la idea del altavoz. Aquí no sólo está ella en pleno éxtasis de libertad, sino que nos conmina a los lectores a unirnos a ella. Sentíamos que habíamos llegado al final del viaje del fatalismo a la celebración. Era lo que buscábamos." 
"Unos retoques y adaptaciones y un poco de color.. ¡y voilà!"

Y tras el fascinante recorrido por el que nos llevó Daniela, fue Raquel la última en hablar:

Raquel presentando. Foto: Miki Hernández. 

Raquel presentando. Foto: Miki Hernández. 

"El proceso de trabajo en Lo que tú quieras ha supuesto para mí la pérdida de un tipo de miedo. Descubrí con sorpresa que ese miedo en particular había desaparecido y que me sentía menos atenazada al trabajar, más libre (estaba claro que tenía que ser con este libro en particular).

Para explicar a qué me refiero con este miedo quería mostrar la escena del cine incluida en Lo que tú quieras. En ella aparece un niño que quiere mirar y a la vez no quiere mirar lo que está ocurriendo en la pantalla. Un poco así me sentía yo con los dos títulos anteriores de Wonder Ponder. Con Mundo cruel y Yo, persona quería y no quería "mirar": tenía miedo a estar cuestionando más de la cuenta, rompiendo muchas reglas de golpe. En una ocasión le enseñamos la maqueta de Mundo cruel a una persona experta y ella nos dijo: "Me encanta, me encanta. Pero sabéis que esto es una bomba, ¿no? Esto es dinamita". Ante ella disimulé y le dije que nooo, que exageraba. Pero por dentro pensé: "¡Lo sabía, lo sabía!". Como el niño de la imagen, yo no quería mirar. Pero por otro lado también quería, ¡y mucho!

Reflexionando para esta presentación me he dado cuenta de que hay dos razones por las que he perdido este miedo. La primera de ellas es que los dos títulos anteriores me han enseñado a "leer" Wonder Ponder. He descubierto la pregunta (sin respuesta incluida) como género literario, disfrutable en sí mismo. Y la imagen llena de preguntas como género (¿visual?). He descubierto una cosa que puede parecer obvia pero que para mí ha sido una revelación: preguntar sobre algo no significa ni afirmar ese algo ni mucho menos defenderlo. Creo que significa no dar las cosas por sentadas, permitirse reflexionar sobre ellas y llegar (o no) a conclusiones propias. Descubrí que leer preguntas como las que plantean los libros de Wonder Ponder no siempre me lleva a buscar las respuestas, y esto me resulta emocionante. Puede ocurrir que se me despierten inquietudes sobre otros temas, espacios nuevos de pensamiento, o reflexiones sobre aspectos de la realidad que nunca había visto de esa forma; o, simplemente, puedo disfrutar del placer de su lectura como quien disfruta de una poesía o de una canción.

La segunda razón por la que mi miedo se ha apaciguado es que la confianza que despertaban en un principio en mí Ellen y Daniela de forma intuitiva se ha convertido en una confianza refrendada y apoyada por la experiencia.  Antes me lanzaba a hacer las cosas superando mi miedo con una especie de salto basado en mi fe en ellas. Ahora ya no necesito dar este salto de fe: ahora sé. Me gusta trabajar con ellas, cada vez más, y su forma de analizar y tomar decisiones, de disfrutar y curiosear en el mundo me hace querer seguir jugando a esta aventura."

Y con esto pasamos a la entrevista colectiva, compuesta por preguntas enviadas por vídeo y por mail de una serie de amigos y amigas de Wonder Ponder. A lo largo de los siguientes días iremos publicando cada pregunta con su respuesta. ¡Atentos!